Osteopatía Naturopática

La Osteopatía nació de la mano de Andrew Taylor Still (1829-1917), médico norteamericano, que descontento con las tendencias de la medicina de entonces, e impotente ante la posibilidad de aliviar a los enfermos, desarrolla un conjunto de técnicas de manipulación a las cuales llamó "Osteopatía"; que constituyen la base de todas las maniobras utilizadas actualmente.

La Osteopatía es una técnica manual, holística e integral, muy poco agresiva y ampliamente efectiva. La osteopatía cuenta con una metodología, una praxis y sobretodo una filosofía propias y originales, basada principalmente en los micro-movimientos de todo el cuerpo. El objetivo de la Osteopatía es reequilibrar los distintos sistemas del cuerpo humano, la normalización de los fluidos y de las diversas estructuras (articulaciones, músculos, órganos…) del cuerpo y la mente. La osteopatía armoniza al individuo, teniendo presente que toda alteración de la estructura corporal repercute sobre la función de dichas estructuras, dando lugar a síntomas (falta de movimiento, estrés, cansancio…) Las técnicas de elección varían en función de las características del cliente (edad, sexo, enfermedades asociadas…) y la naturaleza de la lesión (estructural, visceral, craneal, miofascial…). La batería de técnicas incluye manipulaciones de alta velocidad, movilizaciones lentas, técnicas de tejidos blandos, técnicas miofasciales...

La osteopatía es una disciplina única, que abarca tres ramas: osteopatía estructural, osteopatía sacrocraneal y osteopatía visceral, diferentes y complementarias.

La osteopatía estructural se ocupa del aparato músculo-esquelético y de la postura, y corrige las restricciones de movimiento en todas las articulaciones del cuerpo, desde la columna a los miembros, articulación temporo-mandibular, pelvis, etc...

La osteopatía sacrocraneal está enfocada al cuidado de la estructura ósea del cráneo y la mandíbula, el movimiento de las meninges y la circulación sanguínea intracraneal, por la enorme importancia que estas ejercen sobre el sistema nervioso central y autónomo, sobre la postura y sobre determinadas funciones ORL. Es muy efectiva en el estrés, sobre todo por su acción relajante. Las técnicas craneales se emplean también en niños y bebés, sobre todo cuando estos han padecido de parto difícil.

La osteopatía visceral es la rama que se ocupa de normalizar órganos y vísceras, mejorando la función de estos; la utilidad de las manipulaciones sobre el sistema digestivo es principalmente liberar adherencias que puedan dificultar el riego sanguíneo de los mismos, secuelas de cirugía, secuelas de infecciones y ptosis. Sobre la caja torácica se trabaja la mecánica respiratoria, principalmente y las relaciones que esta tiene con la columna dorsal y cervical.

Cuando el médico ha realizado un diagnostico y no existen contraindicaciones, entonces el osteópata puede actuar y aportar un considerable beneficios a las personas, más allá del simple alivio de las dolencias.

   

SOLICITA MÁS INFORMACIÓN